Saltar al contenido

El huevo que flota

experimentos escolares de flotabilidad

¿Te has preguntado por qué existen objetos que flotan en el agua y otros se hunden? ¿A qué se debe? Hoy te traemos un experimento que permitirá explicar por qué los materiales tienen este comportamiento, se trata del ¡huevo que flota!

Es una forma divertida de comprobar la densidad de los objetos en función de la densidad del agua que los rodea. Es decir, si un objeto es menos denso que el agua donde reposa, flotará.

Para entender mejor este concepto, exploremos esta actividad científica para revelar este misterio.

experimento del huevo que flota

MATERIALES QUE VAMOS A NECESITAR

  • 3 contenedores grandes (capacidad mínima 3 tazas)
  • 3 huevos
  • Agua
  • ½ Taza de sal
  • ½ Taza de azúcar
  • Taza de medir

CÓMO REALIZAR EL EXPERIMENTO

Escoge un espacio adecuado para realizar este experimento, preferiblemente una mesa o un lugar plano donde te puedas mover con libertad y sigue estos pasos:

¿QUÉ ha pasado con cada huevo?

En el experimento has observado que:

  1. El huevo colocado en agua salada flota.
  2. El colocado en agua natural cayó hasta el fondo.
  3. El huevo colocado en agua mezclada con azúcar se mantiene equidistante entre la superficie y el fondo del recipiente, o por lo menos flotó un poco menos que el contenido en el primer vaso.

Seguramente te preguntas ¿por qué un huevo flota y otro se va al fondo, aún cuando ambos son iguales?

La densidad se encuentra detrás de este EXPERIMENTO

La explicación detrás de este fenómeno es simple: ¡DENSIDAD! Los objetos que tienen una mayor densidad, con respecto al medio que los rodea, pueden hundirse y los que tienen una densidad más baja pueden flotar.

Podemos definir la densidad como la cantidad de materia contenida en un espacio o volumen dado.

Mientras más materia ocupe un objeto en un espacio, se considera más denso y a su vez más pesado. Pero no debemos confundir la definición de densidad con el peso.

Para entender mejor este concepto, tomemos los huevos utilizados en este experimento como ejemplo. La densidad de cada uno es la misma sin importar en el medio que lo lleves.

Cuando la sal se disuelve en el agua en el primer recipiente, ¡hace más pesada el agua y en consecuencia más densa! Esto permite que el huevo flote en la superficie.

Sobre el huevo actúan la fuerza de la gravedad (peso) y el empuje del agua hacia arriba (principio de Arquimedes). Entonces, si el peso del huevo no supera al empuje del agua, flota (primer contenedor).

En caso contrario flota se hunde (segundo contenedor).

Y finalmente, si el peso del huevo y el empuje del agua son iguales (están en equilibrio), el huevo permanece suspendido en el agua (tercer recipiente).

Esperamos que hayas entendido el concepto de densidad a través de este divertido experimento.

Tenemos mucha más ciencia que mostrarte, echa un vistazo a nuestra web donde encontrarás muchos experimentos geniales para niños.